martes, 11 de marzo de 2008

LA PRINCESA QUE CREIA EN LOS CUENTOS DE HADAS


Mirando el calendario e intentando hacer milagros con los números por si pudieramos tener unas vacacioncillas por nuestra cuenta (alejados aunque fuera por 1 semana de la familia, a la que agradecemos por otra parte el hecho de dejarnos veranear a su vera y bajo su sombra), he recordado un libro que me hicieron leer con 16 o 17 años cuando muchas cosas cambiaron en mi vida y le dieron un vuelco.

No se, supongo que en ese momento pensé "¿y qué? pues vaya mierd..." pero lo cierto es que conforme he ido ganando años he entendido mejor el mensaje y contenido del relato. Cuando somos pequeños/adolescentes/jóvenes tenemos una visión idealizada del futuro, no sabemos que son las responsabilidades, las obligaciones, los golpes de la vida, el día a día y por tanto no lo incluimos en esos sueños, en esas "visiones de lo que será nuestra vida". En esos momentos en los que tampoco estás segura de tí misma y lo que más necesitas es ser valorada por los demás no te vale que alguien te diga que para ser feliz has de ser feliz contigo misma, que la media naranja no existe que tú eres una naranja completa y que el futuro, nunca será como lo pensaste.

De tod
o ello me hago cargo ahora porque yo fui una princesa que creía en cuentos de hadas , hmmmm ¿prometeis no decírselo a mis padres?????: De hecho sigo siéndolo pero la he escondido debajo de unas capas de cruda realidad, vivo entre dos mundos: el del euro y el de los dragones

12 comentarios:

María dijo...

Creo todos nosotros seremos siempre princesas que creen en los cuentos de hadas, porque a veces se cumplen... o los cumples.

Quiero decir que la media naranja no existe, pero es verdad que el final encuentras esa pera, o ese melón que combina perfectamente contigo. Y la vida perfecta no es posible, pero al final acabas amando las imperfecciones de la tuya, lo que la convierte en ideal.

La gente como mi amiga E., que nunca han creído en cuentos de hadas, que ven todo gris más bien oscuro y que creen que la felicidad consiste en no tener problemas, y no en saber superarlos, me da mucha pena.

Así que ole por ti, princesa!!!

Ah!!! Y si no puedes tener una vacaciones "sin familia", pues disfruta de las ventajas del "con"... no sé, qué tal una cena tu hombre y tú solos mientras los abuelos se encargan del baby???

Terremoto X dijo...

Mmmmmmmmmmmmm pos yo creo q sigues siendo una princesa de cuento... y q tienes al pekeño principito guardian velando por ti... mmmmmmmmmmm yo soy joven... en mis sueños si entra el tener q ahorrar pa hacer na... jajaja mmmmmmmmmm vaya juventud... wapa!!! un besote!

Celia dijo...

Yo creo que es muy positivo mantener una parte de "princesas" dentro de nosotras... no perder la capacidad de ser idealistas y de tener esperanzas en que todo vaya bien. Eso sí, también hay que crecer y enfrentarnos a la vida real para ser un buen apoyo y un referente a seguir para nuestros pequeñajos (esos que creen en dragones!). Ahora que tengo a mi niña, pienso mucho en ser una persona coherente y con valores para que ella al verlo los haga suyos al mismo tiempo que crea su propia historia de princesa.

Betty Boop dijo...

Ya se yo de donde le viene a tu niño la afición por los dragones, pues de su mami, que sigue siendo una princesa que vive en un mundo real.
Yo creo que lo que explicas tan claramente en este post, nos pasa a casi todas,somos un poquito princesas y miramos a la vida con ojos positivos, aunque a veces la vida no sea de cuento de hada.
Un beso, bonito post.

aunqueyonoescriba dijo...

ya lo veo... por aquí te asoma la corona. buenos días princesa!

Cruela dijo...

Yo nunca fui de princesa, no me gustaban los vestidos y las encontraba ñoñas de morirte... era de Peter Pan y Pipi... ya ves
Ya me contaste el plan de SS y sé que poca ilusión de hace pero bueno por lo menos sales... yo no sé si como siempre acabaremos en U R S S o sea Ultimo recurso semana Santa... Portugal la verdad que Lisboa cada vez me engancha más pero vamos que de momento no sabemos ni siquiera si podremos....
Besos

Démonée dijo...

Eso está muy bien. Nunca hay que perder la ilusión!

Judith dijo...

pues yo siempre queria ser la princesa del libro "la historia interminable" que vivia en su torre de marfil

IBI dijo...

yo siempre sere aquella princesita que sueña con su castillito divino y el principito azul la rescata de los malotes dragones jajaj

BACCI dijo...

Erase una vez que se era que llegaba la hora de comer y me largaba pitando al super..

besos a todas las princesas-príncipes - dragones y mazmorras

Nais dijo...

Jamia vivo sumergida en los dos mismos mundos que tu.
Yo tambien he llegado a valorar libros de mi niñez siendo ya mayor.
Un besazo.

Namy dijo...

ssssssh, prometo guardarte el secreto...jijijijiji.
que vivan los cuentos de hadas... pero que tengan finales felices...
siempre deberíamos tener una princesita dentro de nosotras mismas...
besitos.